NEUROMARKETING

Neuromarketing: Uso combinado de técnicas de neurociencia y marketing para comprender como reacciona el cerebro ante algo nuevo. Se analizan las ondas cerebrales, se observa la reacción directamente en el cerebro, sin que la interprete un humano.

NEUROMARKETING, ¿Controlarán nuestras decisiones algún día?

 

Voy a hacer un breve resumen sobre la historia del marketing.

Antiguamente el mercado era local, había muy poca/ninguna competencia, por lo que el marketing no tenía sentido.

Con la aparición de la producción en cadena, el mercado se tiene que expandir apareciendo entonces la competencia. Los productores no conocían a sus clientes porque todos sus recursos eran destinados a la producción. El mercado se saturó, la oferta era muy superior a la demanda, siendo esta una de las causas de la depresión del 29.

En esa época aparece el marketing agresivo, “cargarse” a la competencia se convirtió en algo esencial, las herramientas de comunicación se difundieron y apareció el branding.

Usando estudios basados en encuestas creían conocer las preferencias de los consumidores. El neuromarketing identifica las emociones que se producen ante ciertos estímulos.

Los datos estiman que el 80-90% de los productos fracasan en su primer año. Se basan en estudios focales. Hay discrepancia clara entre lo que la gente dice y hace, ¿Cuántas veces haces el amor? ¿Y con tu mujer?.

El problema de las encuestas es que son sesgadas y el de los grupos focales que pueden estar dominados por una persona que condicione a los demás.

Con el neuromarketing el cerebro te lo dice. Preguntando a una persona se le condiciona, así que nunca obtenemos la realidad.

En la toma de decisiones, los sentimientos tienen una parte muy importante. Cuando se toma una decisión, el sentimiento manda. Estos ayudan al cerebro a ordenar la información que debe procesar.

El 85% de nuestra conducta es completamente irracional, por esa razón las marcas determinan las decisiones.

Las elecciones que hacen los consumidores son una cuestión de lealtad. La gente hace una elección, la fidelidad a esa elección les proporciona un sentimiento de felicidad. Sea cual sea la elección, refleja una preferencia, algo que les hace sentir bien, que les proporciona una satisfacción. El neuromarketing intenta detectarlas.

Grabar una imagen en nuestro cerebro solo es posible decodificando nuestro cerebro. Los seres humanos somos irracionales, tenemos el ejemplo de tocar madera, ¿Por qué?, igual no somos tan normales.

Hasta hace no mucho, no hemos sido capaces de medir las emociones. Los estudios tratan de medir la atención, memoria y emoción.

A partir de ahí se hace una calificación de eficacia del anuncio. De los 3 parámetros el mas fácil de determinar es el de la atención. Lo que se pretende conseguir es que varíe el de la emoción, porque si es constante el usuario se cansa. La memoria es el mas difícil de captar.

Lo mejor es conseguir que la marca vaya al final, para que el consumidor recuerde la marca, según los estudios de neuromarketing.

La capacidad de recordar no está ligada con la compra. Todos podemos recordar anuncios malísimos cuyos productos nunca hemos estado dispuestos a comprar.

El cerebro percibe de mejor forma lo anuncios cuando se trata de un contexto congruente, por lo que la elección de la programación es muy importante. Por tanto, lo recomendable sería situarlo en un lugar donde tenga sentido, siempre y cuando se busque la calidad.

La cuestión reside en la delimitación del contexto, en cómo hacerlo. No es nada fácil.

A lo largo de la vida, estamos expuestos a 2.000.000 de anuncios de media. Es imposible recordarlos todos, el cerebro recuerda las cosas que están en un contexto, que son relevantes para nosotros. El 99% de los anuncios están fuera de contexto.

El miedo es una emoción muy intensa, la que más transcendencia tiene en el cerebro. Cada vez que aparece una marca a la que se le tiene simpatía, el cerebro lo capta.

Está comprobado que los anuncios en los paquetes de tabaco son ineficaces. Cuando se observa la foto del paquete, se activa el ansia y está demostrado que al cabo de 10 minutos de habértelo fumado te sientes mejor. Entonces se empieza a asociar el anuncio de los peligros para la salud con la emoción de sentirte bien, logrando el efecto contrario.

La forma ideal para solucionarlo sería que cada vez fuera un diseño distinto, para que el cerebro no pudiera realizar esa asimilación.

Pasa lo mismo con el sexo, ya no tiene la misma atracción que en antaño, en gran parte porque ya no tiene ese misterio y es fácilmente accesible, en Google lo consigues en 2 minutos. Se ha visto todo en este tema, ha perdido el encanto.

Proceso de toma de decisiones:

Usamos la parte mas antigua del cerebro (reptiliano). Tiene 400 millones de años. Este estrato es predecible. Controla la agresividad y la huida.

El estrato central es responsable de comportamientos más complejos, relacionados con la memoria y la emoción.

El estrato superior, el neurocortex, facilita el pensamiento abstracto y el lenguaje.

Estos 3 cerebros tienen dificultades para comunicarse entre ellos. Es el órgano mas complejo del cuerpo humano, en cuanto a anatomía y funcionamiento. Descifrar el cerebro es algo que todavía está muy lejos.

¿Corremos el riesgo de ser cada vez más influenciados?

Se sobreestima lo que se sabe del cerebro pero lo que hace el neuromarketing puede resultar útil en algunos casos. Puede ayudar a comprender los comportamientos de los consumidores, pero predecir… De momento solo se mide, no se manipula.

Si intentas imponer algo para que lo compren o lo hagan no lo lograras, ¿Y si les dices que no lo hagan?

El fin del marketing es que los consumidores tomen decisiones que en realidad no quieren realizar, es decir, persuadirles hasta lograr engañarles.

Una vela puede iluminar en ausencia de luz, pero también puede provocar un incendio. Hay que tratar de controlarlo, para ello tienen que intervenir los organismos públicos de regulación.

Al fin y al cabo, saber más cosas sobre nosotros nos hará mejores, tendremos que esperar para ver cómo evoluciona el neuromarketing.

Como conclusión, en la actualidad nadie puede controlar nuestra mente (al 100%), pero sí que se pueden interpretar las emociones y el contenido de los pensamientos. Además, requiere de la colaboración del sujeto. La ciencia avanza, ¿Qué será lo próximo?.

Todo esto es un resumen del video de neuromarketing. Como no soy un experto en medicina, si encontráis algún error decídmelo y lo corrijo.

¿Qué opinas?

1442 View

2 thoughts on “Neuromarketing, ¿Controlarán nuestras decisiones algún día?



Comentarios are closed.