Autor: José Luis Izquierdo Martín (Mago More).

Información del Autor:

Estudió en la Universidad Politécnica de Madrid, donde casi se licenció como Ingeniero Superior Informático y es Máster en Programa de Dirección General por el IESE-Universidad de Navarra.

Mago, presentador, empresario, guionista, actor, conferenciante y articulista, hombre polifacético en suma, comenzó a desarrollar su exitosa carrera artística  como ilusionista y humorista en 1994. Ganador en dos ocasiones del Campeonato de España de Magia Cómica. Líder en presentaciones de eventos, este profesional de la comunicación promedia más de cien actuaciones anuales para las firmas más importantes de nuestro país. Su sólida formación empresarial le ha permitido especializarse en el diseño de productos exclusivos orientados a  organizaciones y ejecutivos que buscan mejorar su comunicación.

Genero: No ficción. El Mago More dice que es de autoayuda, porque le ayudas a él. El beneficio del libro está destinado a una ONG.

Número de páginas: 272.

Idioma: Español.

Resumen del Libro: Superpoderes del éxito para gente normal: Consigue todo lo que quieras… trabajando como un cabrón

libro Superpoderes del éxito para gente normal- Consigue todo lo que quieras_opt

El libro Superpoderes del éxito para gente normal: Consigue todo lo que quieras… trabajando como un cabrón del Mago More, seguramente, no vaya a ser el mejor libro que te leas en tu vida, pero sí que es un libro que te recomiendo y que te va a hacer pasar un buen rato.

En el libro se recogen aspectos diversos tales como la meditación, alimentación, descanso, productividad… Es un mix de muchas cosas, pero no viene nada mal recordarlas.

PROS: Aprendes aspectos que seguro que no sabías y recuerdas muchos otros que a lo mejor has olvidado. Incluye una APP que es muy útil para practicar los consejos que da el libro. Además, es una lectura muy amena porque te ríes mucho con sus chistes.

CONTRAS: La realidad aumentada no funciona del todo bien. Si mueves un poco el móvil de la imagen se para el vídeo. Estaría bien que te avisara cuando llega al final o que pusiera una barrita para ver cuánto tiempo queda para finalizar el vídeo.

¿Volvería a comprar el libro Superpoderes del éxito para gente normal: Consigue todo lo que quieras… trabajando como un cabrón?

Sí.

Con lo que me quedo del libro es con lo siguiente:

“Todo parece imposible hasta que se hace” Nelson Mandela

Hay una historia de una persona, Bronnie, que su profesión consistía en cuidar a enfermos terminales. Pasaba mucho tiempo con ellos. Muchos de ellos se arrepentían y se lamentaban de oportunidades perdidas. Bronnie recopiló los testimonios. Estos son:

  • Ojalá no hubiera trabajado tanto.
  • Ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que quería hacer y no lo que otros esperaban que hiciera.
  • Ojalá me hubiese permitido ser más feliz.
  • Ojalá hubiese tenido más contacto con los amigos y no hubiese perdido muchos por el camino.
  • Ojalá hubiese podido expresar mis sentimientos.

Y es que la gente cuando llega al ocaso de sus vidas no se arrepiente de no haber cumplido sus sueños, se arrepiente de no haberlo intentado. «Si luchas puedes perder, si no luchas estás perdido.»

En 1943, el psicólogo Abraham Maslow describió en su libro A theory of human motivation su famosa pirámide, donde describía las necesidades humanas ordenadas por importancia. Esta jerarquía comenzaba por las necesidades básicas: las necesidades fisiológicas, esto es, alimentación, sexo, descanso.

Una vez cubiertas, buscamos necesidades de seguridad, ya sea en la familia, en el empleo, en la salud, etc.

A continuación, queremos amistad y afecto, y, una vez cubierto este peldaño, el siguiente sería el del reconocimiento, es decir, éxito y respeto por parte de los demás.

Pero el último de todos, y éste es para mí el más importante, es la autorrealización.

“Para cada enemigo, necesitamos un arma que le derrote y una estrategia.”

“El ignorante critica porque cree saberlo todo, mientras que el sabio respeta porque reconoce que siempre puede aprender algo nuevo.”

Misoneísta: Personas que son hostiles a las novedades y, por lo tanto, tienen resistencia al cambio.

¿Sabes de qué se encarga el cerebro primitivo?

Se encarga de las funciones básicas que nos mantienen vivos: respirar, reproducirnos, comer, beber, controlar la temperatura del cuerpo, los latidos del corazón.

Cuando el hombre evolucionó, el cerebro aumentó y se construyó un segundo cerebro alrededor del reptiliano: el sistema límbico, que tiene que ver con las emociones y los recuerdos.

El gran desarrollo fue el neocortex o corteza cerebral. Es nuestro cerebro racional y gracias a él podemos hablar, razonar, tener pensamiento consciente y funciones cerebrales más complejas

Siempre tomamos decisiones emocionales y después intentamos justificarnos racionalmente.

Las metas tienen que ser objetivos por los cuales nos apetezca luchar, que nos motiven. Los proyectos son aquellos deberes que tenemos que hacer por narices.

La motivación intrínseca es voluntaria, nace dentro de nosotros y tiene que ver con la realización personal, «lo hago porque quiero hacerlo, me apetece». Sin embargo, la motivación extrínseca depende de factores externos. Alguien o algo nos ofrece una recompensa, alabanza o reconocimiento.

Qué es lo que nos impide conseguir nuestro objetivo

1- Metas abstractas o concretas.

Tendemos a avanzar en las metas concretas y a postergar las metas abstractas. Lo 1º que se debería hacer es convertir nuestras metas abstractas en metas concretas.

2- Asumibles

Si son metas muy grandes, no vamos a poder alcanzarlas por miedo a que sean inabarcables. Es muy útil dividir el trabajo. Te permite afrontar cada tarea con un porcentaje mayor de éxito. Además, te permiten tener pequeñas victorias que animan a seguir y te hacen estar más cerca del objetivo final.

3- Factible

Cuanto más lejos esté la meta, más difícil será llegar.

4- Poner fecha para realizar las tareas

Coartar la libertad a veces es bueno para obligarse a no postergar.

5- Foco

Es mejor llegar a un objetivo que quedarse a medias en 2.

Bill Cosby: «No sé cuál es la clave del éxito, pero la clave del fracaso es intentar agradar a todo el mundo».

“El que quiere cambiar siempre encuentra una razón y el que no siempre tiene una excusa”

Lo primero es que esa impulsividad de quererlo todo YA disminuye nuestra fuerza de voluntad.

Lo primero que tienes que saber es que la fuerza de voluntad está ligada a la demora de la satisfacción y al autocontrol.

Piensas sobre todo en el corto plazo y eso hace que te dejes llevar por las distracciones que son, sin lugar a dudas, una de las principales causas de la procrastinación.

Tienes que saber que la fuerza de la voluntad se agota.

La segunda conclusión es que si sabemos que la fuerza de voluntad es un recurso limitado, deberíamos gastarla realmente donde merezca la pena, así que huye de las situaciones que la gastan y céntrate en usarlas en aquellos momentos donde realmente la necesitas.

¿QUÉ GASTA NUESTRA FUERZA DE VOLUNTAD?

Las situaciones donde debemos tener autocontrol merman considerablemente nuestra fuerza de voluntad y está demostrado que cada vez que tomamos una decisión también la disminuimos.

Después de tomar muchas decisiones, nuestro autocontrol es menor y a la inversa: cuando pasamos mucho tiempo controlando nuestros impulsos, nuestra capacidad para tomar decisiones disminuye.

Así que lo que hay que hacer es tomar las decisiones importantes cuando estemos frescos y llenos de energía y evitar tomar decisiones por la noche, cuando llegamos agotados a casa o un viernes por la tarde, después de una semana agotadora.

Cuando estamos agotados, tendemos a irnos por el camino fácil y caemos ante la tentación de hacer lo que hace la mayoría. Nunca tomes una decisión estresado o cabreado, con sueño o con hambre.

La clave está en pasar una acción de nuestro cerebro consciente a nuestro cerebro automático, porque, una vez que estás en automático, no consumes energía y, por lo tanto, no gastas fuerza de voluntad.

Mucha impulsividad = poca voluntad.

Cómo controlar nuestros impulsos (elefante)

Existen básicamente cinco técnicas para que nuestro elefante no se desboque. La primera es retrasar la gratificación, la segunda es evitar las tentaciones, la tercera se denomina compromiso previo, la cuarta es despertar al jinete y la quinta consiste en entrenar al elefante para que no se distraiga mediante la técnica de la meditación.

Cada vez que pensamos en hacer algo, debilitamos nuestra fuerza de voluntad. Sin embargo, si lo haces como si fuera un hábito (se consigue cuando lo has realizado al menos 21 días seguidos), se hace de manera automática, por lo que no se debilita nuestra fuerza de voluntad.

Cómo construir un hábito

En la primera fase, la de construcción, hay mucho sacrificio y poco beneficio. En la fase de mantenimiento es justo al contrario, poco sacrificio y mucho beneficio.

El período necesario para romper un hábito o crear uno nuevo es de veintiún días consecutivos. En la fase de construcción hay que ser muy exigente. No se puede fallar ni un solo día o, de lo contrario, se echará todo a perder.

La importancia de las tres P: Prudencia, Paciencia y Perseverancia.

  • La prudencia nos indica que un hábito tiene que ser factible.
  • La paciencia nos habla de la fuerza de voluntad.
  • La perseverancia es la clave. Todos los días se hace.

Es más importancia la constancia que la magnitud. La mejor manera de mantener la motivación es anclar el hábito a una meta. Piensa en para qué haces ese hábito, lo que quieres conseguir y si merece la pena pagar el precio que hay que pagar.

Cada vez que falles, piensa el porqué y trata de planificar tu día siguiente en torno al hábito. Si quieres terminar algo, tienes que esforzarte por empezarlo.

Somos capaces, a través de nuestros pensamientos positivos, de generar hormonas que nos inunden de felicidad y de un estado de ánimo muy positivo: endorfinas, serotonina, oxitocina, dopamina.

El poder de la siesta

Las siestas aumentan nuestra creatividad y son muy beneficiosas, especialmente en esos días en los que parece que estemos con una nube sobre nuestras cabezas. Según la NASA, una siesta de veinte minutos mejora el rendimiento un 34 por ciento.

Meditar todos los días al menos 10 minutos mejora mucho la capacidad del cerebro. Es muy importante controlar la respiración y alejarse de los pensamientos todo el tiempo posible.

Espero que te sirva de ayuda el resumen con las mejores frases del libro: Superpoderes del éxito para gente normal: Consigue todo lo que quieras… trabajando como un cabrón.

¿Qué opinas?

1246 View