Gracias a una recomendación he tenido la oportunidad de leerme el libro: “El lechero en bicicleta: Cómo subirse a la revolución digital sin caerse en el intento” y la verdad es que me ha gustado mucho. Explica mediante una historia que ocurre en un pueblo con  un mercado cómo cambian los tiempos y las oportunidades que ofrece el cambio aplicado al mundo de las redes sociales.

El lechero en bicicleta. Descubre cómo utilizar las redes sociales

Consejos clave para la estrategia en redes sociales:

Os dejo las conclusiones que he obtenido del libro. Aquí van las frases con las que pretendo resumir el mensaje del libro.

– No puedes desandar lo andado.

Tenemos que adaptarnos a los cambios. Las redes sociales suponen un gran cambio en la relación con los clientes.

Hay que gestionar el trato con los clientes, y sobre todo escucharles, tanto si hablan bien como si hablan mal. El éxito de nuestras campañas dependerá de si sabemos contentar a los que no lo están y minimizar el impacto negativo de sus críticas.

Ya nada volverá a ser como antes en las relaciones con los clientes. Razones por las que estar en las redes sociales.

– Tus amigos te quieren a ti. 

Los blogs, los foros y las redes sociales permiten conectar a las personas, pero las personas quieren conectar con personas y no con “marcas”.  Es imprescindible que el community manager sea un gran conocedor de la marca, si no se corre el riesgo de no poder solucionar los problemas que vayan surgiendo.

– El buen anfitrión recibe invitación.

Al igual que en la vida, hay que intentar ser natural en las redes sociales. No se trata de borrar comentarios negativos porque es imposible agradar a todo el mundo. Como en todas relaciones, no todo puede ser perfecto, y si lo es, algo falla.

– Nadie quiere sentarse junto al invitado pesado.

Si vas a una cena que no conoces y te sientas junto a una persona que no hace más que hablarte de sí misma, de sus logros, de sus intereses… ¿Qué haces? En la comunicación ocurre lo mismo. Si únicamente nos dedicamos a hablar de lo buena que es la marca, de tus noticias y de los próximos lanzamientos con el objetivo de que te den su dinero, no se está haciendo lo correcto.

– Si quieres conocerles, primero te han de permitir ser uno de ellos.

En las redes sociales, se puede encontrar un focus group sobre tu marca y tus productos en tiempo real. Si no estamos escuchando esas conversaciones, seguramente estemos perdiendo oportunidades. El problema es que no se puede interrumpir y pedir opinión cuando te apetece, al menos de forma directa.

Lo primero que hay que hacer es desarrollar una relación con el cliente.

– Reúne a tus amigos y te defenderán.

Muchas empresas tienen miedo a tener presencia en las redes sociales porque pueden ser objeto de críticas. En mi opinión, todas críticas negativas pueden ser revertidas al igual que un abogado toma una acusación en un juicio. Cuando creas una presencia online adecuada y te rodeas de tus “amigos” es más fácil que ellos mismos te defiendan incluso antes de que lo haga la propia marca.

– Déjales marcar el camino y tendrás seguidores.

Nadie puede vender mejor un producto que tu propio cliente. Uno de los aspectos que más determinan la venta es la recomendación por parte de otro usuario que haya tenido una experiencia positiva con la marca. Si tienes dudas entre 2 productos y un cliente de uno de ellos te dice que compres el X, será más probable que lo compres que no.

– Cuando te escondes, escoges bando.

El boca en boca corre con mucha facilidad. La reputación es lo que realmente cuenta. Ya no podemos escondernos detrás de una excusa. Tenemos la oportunidad de representar algo de valor delante de tus clientes, si no lo haces tú lo hará otro. Lo mejor es ser el primero en ponerse en el lado de los clientes.

– Si engañas a todos, acabas siendo el engañado.

El riesgo de engañar hoy en día a tu consumidor es prohibitivo. Al mínimo error o falta de desconfianza en la marca, corre por la red a una velocidad y amplitud exagerada.

En la actualidad, los clientes hacen las consultas por internet en lugar de llamar al centro de atención al cliente. La visibilidad es total. Si no hablan bien de ti, tienes un problema.

-Prohibe 2 y tendrás 3.

La prohibición en Internet no funciona. Al final, el que prohibe suele ser más pequeño que la comunidad. La fidelidad de los clientes no es tan alta como les gustaría a la mayoría de marcas, por lo que se corre el riesgo de que el cliente opte por otra.

La gestión de la marca ha cambiado mucho en los últimos años. No se pueden seguir haciendo las estrategias de branding como hace un tiempo, ahora la tendencia es más a la personalización del servicio de atención y a escuchar opiniones para tomar un rumbo adecuado.

¿Opinas lo mismo?

¿Qué opinas?

1343 View